El blog de Crimigrafía

Criminología Vs Criminalística


Cuando le explico a alguien que soy criminóloga, la fácil  y común respuesta es: ¡Como en CSI! Y cansada de tener que desmentir este mito tan extendido, explicar que yo no me dedico a recoger pruebas de la escena del crimen, y tener que argumentar a diario de qué se trata esta maravillosa profesión, he decidido explicar de qué se tratan cada una de estas ciencias.

 

¿Qué es la criminología?

La Criminología es una ciencia que se encarga de estudiar y analizar el delito o el crimen desde todas sus perspectivas, para entender porqué tiene lugar el fenómeno, que factores influyen para que tenga lugar, ya sea estudiando al actor como a la víctima.

La Criminología es una ciencia multidisciplinar que se nutre de diversas ramas como la sociología, la psicología, o el derecho, entre otras. Todas ellas nos ayudan a entender la trayectoria del delincuente o sujeto desviado, para poder trabajar desde la prevención así como realizar unas tareas de intervención efectivas, reduciendo así el riesgo de reincidencia.

 

¿Qué es la criminalística?

La criminalística es una ciencia más específica que se dedica a investigar sobre la escena del crimen. Recoge las pruebas o evidencias para realizar la reconstrucción de los hechos, y de esta forma reconstruirlos. Por lo tanto su función es investigar quién, cómo y cuándo.

La criminalística se nutre de ciencias como biología, física o química, entre otras.

 

Salidas profesionales de Criminología

Estudiar criminología es apasionante. Es una carrera increíble que te hace conocer y ver el mundo de otra forma, tanto a nivel profesional como personal. Adquieres grandes y diversos conocimientos para aplicar posteriormente en nuestra carrera profesional.

Pero como toda carrera, es muy teórica. Por fin acabas de estudiar, ha llegado el día que tanto has esperado y estás titulado/a para poder dedicarte a tu gran pasión. Y entonces te das cuenta de que no tienes ni idea de cómo aplicar todas esas ideas y no sabes a donde dirigirte para pedir trabajo. Seamos realistas, en este país esta profesión necesita todavía un buen empujón para posicionarse donde realmente debería estar. Hay pocas empresas que ofrezcan ofertas de trabajo a criminólogos, seguramente tendrás que buscarlas con otros criterios y los resultados los podrás contar con los dedos de una mano.

¡Pero no desesperéis! Todo proceso tiene un comienzo, y aunque no se trata de una nueva profesión, sí está en un proceso de expansión. Así que hay que aprovechar el impulso que nos están brindando los Colegios de Criminólogos que se van creando por todo el territorio, y por qué no, emprender con nuevas ideas.

 

De esta forma, un criminólogo puede trabajar en:

  • Cuerpos y fuerzas de seguridad
  • Seguridad privada
  • Investigación
  • Instituciones penitenciarias (actualmente no existe un puesto especializado para la categoría profesional, así que no se puede acceder a junta de tratamiento)
  • Mediador
  • Criminólogo emprendedor

 

Para mí, este último punto es el más importante y atractivo, ya que aparte de permitirnos desarrollar al máximo nuestro potencial como criminólogos, nos proporciona el poder de hacer ruido, dar visibilidad al colectivo y abrirnos nichos de mercado.

Es emprendiendo como criminólogos cuándo podremos dedicarnos a aquello que realmente nos apasiona y podremos ofrecer servicios específicos según nuestra especialidad.

Por ejemplo, un despacho de criminología se puede dedicar a:

  • Criminología corporativa
  • Informes judiciales y soporte a abogados
  • Investigación privada
  • Informes criminológicos de muchos tipos (medidas cautelares, penas, rehabilitación y reinserción, autoría de los hechos, informe victimológico, perfilación, etc).
  • Proyectos

 

Salidas profesionales de Criminalística

  • Pericia caligráfica y grafológica, documentoscopia, etc.
  • Investigación criminal de los cuerpos y fuerzas de seguridad (balística, acústica forense, química, etc).

 

Propuesta de valor

Con esta información podemos diferenciar entre ambas ciencias, y también podemos encontrar algún punto en común dónde quizás nos interesa incidir. En nuestro despacho Crimigrafía, hemos emprendido en criminología ofreciendo diversos servicios para un público variado (informes criminológicos, criminología corporativa, proyectos de índole más social, etc).

Pero como la pasión y objetivo principal es entender a los actores que intervienen en el delito, hemos apostado por añadir una especialización a nuestra propuesta de valor: la grafología.

Sí, la grafología pertenece a la criminalística pero se centra en estudiar la personalidad de un sujeto mediante su escritura, por lo que nos aporta mucha información de gran interés para nuestros estudios e investigaciones. De esta forma podemos profundizar mucho más en nuestro trabajo y obtener mejores resultados.

Por tanto, no hay problema alguno en poner en común especialidades de ambas ciencias mientras tengamos claro qué función realiza cada una.

Sin comentarios

Añadir un comentario